Los tiempos cambian, las entrevistas también

Cuando digo que todo evoluciona nadie estará leyendo esta frase con cara rara. Si digo que la tecnología, la mecánica, la ciencia, la química y un largo etc han avanzado nadie me mirara raro, ¿verdad? Si sale un nuevo móvil o cámara de fotos y estás deseando comprarlo nadie te juzgará ni mirará como a un loco/a, ¿no?

Las entrevistas también deben cambiar. Dejemos atrás el típico “explícame tu CV”.

Por eso cuando digo que las entrevistas deben modernizarse espero que no se vea como algo extraño. Alguien fruncirá el ceño y dirá “pero qué dice ésta” o “sí, claro, hacerlas más modernas, ya se hacen por Skype (o cualquier otra tecnología similar)”.

No me malinterpretéis, eso también es importante, pero bastante obvio. Yo hablo del fondo de la cuestión, del proceso en sí y sobre todo de las entrevistas.

El formato de entrevista debe cambiar, actualizarse

El típico “explícame tú CV”… ¿Qué nos aporta esto? ¿Saber que la persona sabe perfectamente lo que ha escrito en su CV? ¿Reconfirmar que sabemos leer?

Todos sabemos leer y, por tanto, habremos echado un vistazo a linkedin y al CV que podamos tener. Así pues, aprovechemos el tiempo que tenemos con esa persona para que nos cuente cosas que no están en su perfil en redes sociales o en su CV. Preguntemos por aquello que nos ha sorprendido de su perfil y que queremos saber más. Debemos ir conduciendo la conversación y dejar que la persona hable. Cuando la persona se siente relajada y en un entorno de entrevista agradable es cuando será él/ella misma y podremos sacar conclusiones reales de esa persona.

Sobra decir que aquello del poli bueno/poli malo, que por cierto, nunca lo entendí ni lo compartí, queda más que desfasado. Hay que adaptarse al nuevo mercado y generar conversaciones y relaciones entre candidato y la persona que entrevista.

Por tanto, la clave es:

  • Generar un entorno de confianza
  • Favorecer una conversación en base a los temas que nos interesa profundizar
  • Dejar que sean ellos mismos para conocer realmente a la persona y sus valores

El proceso en sí

Esto es otra cosa que debe cambiar si no lo ha hecho ya. Para mí lo más importante del cambio de este proceso es la cercanía con las personas que optan a ese puesto de trabajo. Atrás queda esa relación fría y distante en la que incluso no se contestaba a los candidatos y nadie lo veía raro. Recordemos, los candidatos son personas, y tú también has sido candidato o lo serás de algún proceso. ¿No merecemos todos al menos una respuesta?

Y cuando alguien nos escribe preguntando cómo puede mejorar para próximos procesos, por favor, contestemos, tampoco cuesta tanto y es una información muy valiosa para esa persona. Asimismo, recibamos con humildad el feedback en la manera de llevar el proceso de selección. Como me gusta decir, el feedback constructivo siempre es bienvenido, más que eso, es un regalo porque te dan claves para ir mejorado, eso no tiene precio.

Brindo por un cambio en la forma de hacer las entrevistas. Por un modelo más enriquecedor para ambas partes. Con un proceso con una mirada renovada todas las partes salen beneficiadas y seguro todos aprendemos algo.

¡Brindo por el cambio en los procesos de selección!

2017-12-08T13:23:41+00:00

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.